0
Iban solo diez minutos de partido en el Florencio Sola cuando el árbitro Silvio Trucco decidió mostrarle la segunda amonestación a Pablo Hernández, y el Rojo quedó con uno menos.




Iban 5 minutos de partido y Pablo Hernández, sin tocar a un jugador de Banfield, incluso queriendo sacar la pierna de la jugada, vio la primera amonestación. De frente estaba Trucco, que no pareció ver que el hombre de Independiente no cometió ninguna falta.

A los 10, una barrida al piso con demasiada vehemencia, terminó condenando al tucumano a su segunda amonestación, e Independiente se quedó con un hombre menos. Lo peor es que dio la sensación de que el juez no pensaba sacar otra amarilla al jugador sabiéndolo condenado, pero cedió ante la protesta de los hombres del Taladro.

Publicar un comentario

Invitame un café en cafecito.app