1
Aunque marcó el punto de inflexión en el juego, el técnico de Independiente reconoció la superioridad del rival, y consideró que "hay que sacar conclusiones para seguir creciendo como equipo".



"El partido se inclinó a partir del penal, y se abrió otro. En el segundo tiempo tuvimos una clara de Rigoni, y sin inquietar a Boca teníamos el control, pero con el 3-0 se derrumbó todo. El penal para mi no fue, pero Boca fue superior y mereció ganar", dijo Ariel Holan en rueda de prensa.

"Nos ilusionamos muchísimo con la oportunidad que se nos presentaba de venir acá y ganar. Son partidos que obviamente son muy buenos para sacar conclusiones, y tenemos que aprender de lo ocurrido hoy. Luego pensaremos en cómo encarar el juego contra Defensa", agregó el entrenador de Independiente en la Bombonera.

"Es cierto que jugaron infiltrados Gigliotti y Erviti, tuvimos un partido de Copa de mucho desgaste emocional y físico, que pesa en el desarrollo de hoy, pero no quiero poner excusas: Boca fue un justo ganador. Hay que sacar conclusiones para seguir creciendo como equipo", se sinceró Holan.

Consultado sobre el juego brusco de Boca, el entrenador del Rojo consideró que hubo "muchas patadas en el primer tiempo que cortaron nuestro circuito de juego, algunas fueron muy fuertes. Ante eso, nos costó sostener el balón, excepto Barco que lo logró. Le costó a Gigliotti, a Rigoni, y eso nos inhibió de tener la posesión del balón. Barco tiene patadas por todos lados, la más grave en la tibia, esperemos se recupere para el próximo partido".

Publicar un comentario

Anónimo dijo... 5 de junio de 2017, 12:47

Amanda dice:
Proyecto de porquerías, vendieron el partido, y no importa por cuánto sino porqué. Qué pacto tiene el presidente del CAI con el presidente del 51,4% de los argentinos?
El Rojo no juega así, fue patético verlos arrastrar los pies contra el club más corrupto de América Latina, el más tramposo, escandaloso y desleal del país.
Lo negarán sobre las tumbas de sus abuelas y madres y como dijo otro hincha famoso del Rojo: "El tipo puede cambiar de todo: de cara, de casa, de familia, de novia, de religión, de dios… pero hay una cosa que no puede cambiar… no puede cambiar de pasión.” Lamentablemente esto nos pasa a los hinchas.
Ni siquiera jugaba así de mal el equipo del descenso. Ese mismo equipo que disimuló más y mejor la compra del partido final por el ascenso contra Instituto de Córdoba.
Que no tengan vergüenza, bue... pero que hablen de historia y dignidad los convierte en vomitivos.