0
Pese a dominar en el juego y la posesión del balón, Independiente no supo doblegar al Chapecoense, que se llevó un valioso 0 a 0 de Avellaneda. La serie se define en Brasil la semana próxima.

Sabor a poco dejó el 0 a 0 en la ida por los octavos de final de la Copa Sudamericana para los hinchas de Independiente, que vieron a su equipo intentar durante los 90 minutos doblegar a un Chapecoense que jamás quiso jugar el partido, y que se llevó el objetivo ideal: ni perder ni recibir goles en contra.

El Rojo tuvo la pelota, es cierto, pero también pecó de impreciso y sobre todo tuvo poco fuego cerca del arco rival. Una jugada de Viruta Vera, al comienzo del encuentro, y otra del Cebolla Rodríguez finalizando el primer tiempo, fueron lo mejor del equipo de Milito en una pálida etapa.

Lo mejor estuvo promediendo la segunda parte y con los cambios: primero Ezequiel Barco la tuvo en el área chica, pero su media vuelta se fue por arriba del travesaño. Un par de minutos después, la más clara de todas: Maxi Meza, en su debut, tuvo un mano a mano y definió apenas afuera.

El 0 a 0 sentenció una frustrada noche de Copa, y la obligación de salir a ganar en Santa Catarina, el próximo miércoles, con la ventaja también de que cualquier empate favorecerá al Rojo.

Emiliano Penelas

Publicar un comentario

Invitame un café en cafecito.app