0
Hoy se cumplen 38 años de la gesta más importante del fútbol argentino: con ocho hombres, en Córdoba, y perdiendo, Independiente llegaba al empate ante Talleres y se consagraba Campeón Nacional.


Toda la fiesta estaba preparada para que Talleres diera la vuelta por primera vez en su historia, ante su público, en un estadio colmado de cordobeses ansiosos por derrotar al gran Independiente de Avellaneda.

El Rojo del Pato Pastoriza se ponía en ventaja con gol de Norberto Outes, pero en el complemento la T llegó al empate, de penal, y luego pasó al frente con un gol convertido con la mano, lo que elevó las protestas de todos los jugadores Rojos. 

Las escaramuzas terminaron con las expulsiones de Larrosa, Galván y Trossero. El resto de los jugadores quería retirarse del campo de juego, pero fue José Omar Pastoriza quien se impuso diciendo: "Vayan, sean hombres, jueguen y ganen".

Con tres hombres menos Independiente llegó al empate gracias a la magia de Bertoni y Bochini (que ese día cumplía años) y así el Rojo se consagró campeón del Nacional 77. Acá, declaraciones de Galván y Bertoni.

Publicar un comentario

Invitame un café en cafecito.app