1
La dirigencia se reunió con el representante del Ruso Rodríguez para empezar a trabajar en conjunto y buscarle una salida por su mala relación con los hinchas.

"Irme a Europa no es algo que me desespera en este momento, pero mañana no sé qué puede llegar a pasar porque es normal que uno a veces cambie de opinión”. Las palabras de Diego Rodríguez despertaron más incertidumbre que certezas. Una incógnita se abre cada vez que intenta pronosticar qué será de su futuro. Lo cierto es que, si surge alguna oferta, no continuará en Avellaneda.

La aciaga noche del 22 de octubre marcó un quiebre en la carrera del Ruso. La gente no le perdona el penal que dilapidó y el gol que se comió ante Independiente Santa Fe (0-1), ya que esos errores precipitaron la eliminación del Rojo de la Sudamericana. El arquero todavía no logró soldar la fractura expuesta en su relación con los hinchas. Los silbidos lo castigaron en los últimos tres partidos que jugó en el Libertadores de América. Y si bien intuyó que el penal que convirtió ante Vélez (1-0) iba a ser el primer paso para consumar la reconciliación, la gente arremetió contra él en el clásico ante racing. La historia parece conducir hacia un desenlace inexorable.Muchos hinchas bajaron el martillo y no quieren concederle el indulto. Así se advirtió en los últimos partidos y en las redes sociales.

“Precisamos muchos jugadores como el Ruso, hombres que no les temen a las responsabilidades”, lo bañó en elogios Mauricio Pellegrino. En sintonía con el técnico, sus compañeros siguieron esa línea discursiva. Pero a pesar de que nadie se atreve a manifestarlo en público, los dirigentes consideran que la presencia de Rodríguez despierta el rechazo de los hinchas y que eso puede ser perjudicial incluso para sus compañeros. Los directivos se reunieron ayer al mediodía con el representante del arquero, Eduardo Manera. La idea de ambas partes es comenzar a trabajar en conjunto para emprender la búsqueda de pretendientes y generar una venta. El 5 de diciembre de 2014, el Ruso extendió su vínculo con el club hasta diciembre de 2017. Su cláusula de rescisión es de 3.000.000 de dólares y por el momento no recibió ofertas concretas, aunque los dirigentes están dispuestos a dejarlo partir por una cifra inferior. En ese contexto comenzó a sonar Fernando Monetti. Lanús pagó 1.500.000 dólares por el Mono y aún no empezaron las negociaciones. El arco del Rojo ya no tiene dueño. Y no se sabe quién lo ocupará.

Favio Verona
Fuente: Diario Olé

Publicar un comentario

WACFI CAI dijo... 5 de diciembre de 2015, 12:36

Ruso yo te banco un arquerazo que no esta pasando por su mejor momento hay que levantar la cabeza y seguir trabajando duro vaamoooos rusooo