1
Independiente perdió sin atenuantes frente a racing. Fue 1 a 0 pero el Ruso Rodríguez fue la figura de un equipo que en el segundo tiempo casi no atacó. Sobre el final se fue expulsado Mancuello. ¿Se irá Almirón, tras ocho partidos sin victorias? 

Hizo todo para perder y nada para ganar. Inadmisible el planteo de Independiente en el clásico, inexplicable el banco de suplentes que armó Almirón y desconcertante el "Trabajo de la semana" que tendría que haberse observado tras 14 días sin fútbol, incluyendo un fin de semana libre, ante un rato val cargado de partidos y viajes por Copa Libertadores.

Fue más racing desde el comienzo, y barrio de la cancha al Rojo en la segunda parte. No dominó nunca el medio Independiente, ni supo como atacar teniendo solo a Albertengo arriba y algo de voluntad de Pisano.

Un penal infantil de Cuesta, un Toledo perdiendo muchas pelota, Benítez perdido vaya a saber en que función dentro de la cancha... Diego Milito convirtió desde los 12 pasos en la única que no pudo hacer nada el Ruso Rodríguez, figura esta tarde en el conjunto de Almirón.

Sin gloria y con mucha pena el segundo tiempo fue una lágrima con un equipo que ya ni atacó y otro que no supo como definir las muchas que tuvo. Debería ser un punto final.

Emiliano Penelas

Publicar un comentario