0
Con motivo del decimonoveno aniversario de la conquista de la Supercopa Sudamericana de 1995, nos comunicamos con el Zurdo López, DT de ese aguerrido plantel para que nos contara alguna anécdota de aquellos tiempos. Esto es lo que nos contó sobre las instancias finales de esa copa.

"En la semifinal contra River Plate, vi los penales desde la boca del túnel porque me habían expulsado. ¿La razón? Una puteada al árbitro y decirle, haciendo el gesto de meterme la mano al bolsillo, que si tenemos que poner plata, nosotros también teníamos. Apenas Bustos convirtió el gol de penal que nos clasificó a la final, bajé corriendo al vestuario. Ahí estaba don Pedro Iso apoyando la cabeza en los brazos contra la pared como tapándose los oídos para no escuchar el griterío de los goles. Me arrimé despacito y lo toqué. Me miró y me preguntó cómo salimos. Ganamos Don Pedro, le dije. Recuerdo su grito y llanto diciéndome: ¡Zurdo querido! Y me contagió el llanto. Siempre agradezco a Don Pedro Iso por todo lo que nos dio y que Dios lo tenga donde se merece.

En la semana cuando supimos que se cerraba la serie en el Maracaná, los jugadores se lamentaban que así fuera. Yo les dije lo siguiente: ¡mejor muchachos! va a ser más histórico para todos. Vamos a dar la vuelta allá. Va a ser así porque somos Independiente, y dar la vuelta en el Maracaná es ideal para Independiente, sólo a Independiente le puede pasar esto. Fue el único partido de mi vida que como entrenador estaba seguro de ganar. Y así fue. Cuanto más grande el reto, más pesa nuestra camiseta.

En la semana me fui a Brasil a ver quién era el otro finalista. Jugaban en el Maracaná Flamengo y Cruzeiro. Como ya es sabido, ganó el Flamengo de Romario.

Al regreso, me mostraron un Clarín donde decía que era mentira que yo había ido a ver el partido al Maracaná. Decía que me había ido de joda con los jugadores y por eso no estuve en el entrenamiento. Le pregunté al corresponsal de Clarín que estaba ahí por qué habían puesto eso. Me respondió que no sabía, que quizás se tratara de una broma de las personas que estaban en la redacción. Yo no le respondí de la mejor manera. Al contrario, como varios periodistas de ese diario siempre me difamaron por ser discípulo de Zubeldía, los insulté con mucha bronca. Para mí, ser discípulo de Zubeldía era como haber estudiado en Harvard porque fue el técnico argentino más adelantado de todos los tiempos.

Después vinieron los dos partidos de la final. Ganamos con contundencia en Avellaneda 2 a 0 y en la vuelta perdimos 1 a 0 en Río de Janeiro, pero salimos campeones por el resultado global. Luego de festejar en el Maracaná, nos tocó jugar contra Velez en Avellaneda y dimos la vuelta olímpica ante nuestra gente. Después en el vestuario, me saqué esta foto con mi hija que también es fanática del Rojo".

¡Muchas gracias Miguel Ángel López!

Fuente: Clubaindependiente.com

Publicar un comentario

Invitame un café en cafecito.app