0
Jugando muy bien, Independiente derrotó a Tigre por 3 a 1 con dos goles de Lucero y uno olímpico de Mancuello. Grandes individualidades de los goleadores, junto a Montenegro y Méndez, para uno de los mejores juegos colectivos.

Tarde de sol, goles y alegría en Avellaneda como hacía mucho no se vivía. El mejor partido del Rojo en el campeonato coronado con una gran victoria, y altas labores colectivas y muchas tareas sólidas en individualidades.

De entrada golpeó el Rojo que con Lucero antes del minuto ya ganaba el partido. Jugaba de contra el equipo de Almirón y golpeaba incisivamente a la defensa visitante, que sufría los embistes. Si alguna debilidad habría que marcar era que no concretaba el dominio del juego con goles y justamente una distracción del fondo, un achique mal tirado permitió el empate de Tigre con el ex Independiente Vitti.

Por suerte en el último minuto de la etapa inicial nuevamente el oportinismo de Lucero jugó para el Rojo y puso el 2-1 que tranquilizó y puso justicia en el marcador.

En la segunda etapa hubo un solo equipo en cancha, con una tremenda tarea de Montenegro y la solidez en el medio de Méndez y Mancuello, quien coronó todoa sus intentos con el gol olímpico que tanto buscó.  A partir de ahí pudieron venir mas goles para Independiente, que se floreo en el juego aunque otra vez faltó fineza en la definición.

Un gran partido para ilusionarse y crecer. Así nos gusta Independiente.

Emiliano Penelas

Publicar un comentario

Invitame un café en cafecito.app