0
Independiente derrotó a San Martín de San Juan por 2 a 0 con goles de Ojeda e Insua, que tuvo un muy buen partido. El Rojo pegó en el comienzo de ambas etapas y así pudo volver a ganar en casa. 


Con el buen timing de anotar en los momentos justos, cosa que no había sucedido en todo el año y quizás en pocos momentos de la temporada, Independiente hizo lo que debía hacer para recomponer la imagen y recobrar la confianza propia y de sus hinchas. Ganó, fue solvente sin que le sobre nada, pero hizo justicia en el marcador y lo consiguió con una cierta holgura que le permitió no padecer el partido casi en ningún momento.

Apenas comenzado el encuentro, un corner encontró la cabeza de Sergio Ojeda, que entrando a la carrera clavó un furibundo remate directo a la red. Era el primero de la noche y evitaba que bajaran los rumores que hubieran surgido en el caso de que los minutos corrieran sin ventajas del local.

Y luego quien esta noche tuvo su revancha y demostró por qué los hinchas lo pedían antes de comprobar su bajo nivel, Federico Insua anotó el segundo en una hermosa corrida de contragolpe que definió al salir el arquero. El Pocho, por una noche y ojalá por las cinco finales que quedan, recuperó su memoria y fue manija del equipo para lograr el tiempo justo en cada pelota.

Aunque haya ganado Instituto (y así el Rojo no pudo treparse al podio) esta victoria invita a pensar en un final de torneo con nuevas esperanzas.

Emiliano Penelas

Publicar un comentario

Invitame un café en cafecito.app