0
Luego de un año y medio sin jugar en Primera, a Assmann le tocó reemplazar a Hilario y terminó siendo la figura del Rojo, atajando los dos penales que le dieron el pase a octavos al equipo de Brindisi.

Fabián Assmann, que sufrió dos largas lesiones consecutivas, había atajado por última vez de forma oficial en Primera división el lunes 28 de noviembre de 2011, en un 0-0 con Unión en Santa Fe, por la 16° fecha del torneo Apertura. Luego regresó a la Resera y anoche tuvo la oportunidad de volver al banco de Primera para el encuentro por Copa Argentina ante Boca Unidos de Corrientes.

Y la suerte o la desgracia quiso que viera acción cuando a los 34 minutos del primer tiempo Hilario Navarro no pudo seguir en la cancha y pidió el cambio. El ingreso de Assmann terminó siendo clave pues tras el 1-1 final el rubio detuvo los penales de Abel Pérez y Quinteros que le dieron el pase a octavos de final a Independiente.

“Cuando entré, Miguel me dijo que piense en mi familia. Queremos llegar a la final de la Copa. En los penales tuve suerte, que es lo que hay que tener en estas circunstancias. Por suerte pasamos y seguimos en un buen momento”, dijo el uno tras el partido.

"Este triunfo por la Copa Argentina es una alegría para los muchachos, hace mucho que no jugábamos algunos. Y hay muchos chicos de Inferiores, eso está bueno", y agregó: "Hay que seguir por este camino. Se viene un partido importantísimo y vamos a vivirlo todos, apoyando desde afuera". 

Además, tuvo palabras para su compañero: "Por suerte, lo de Hilario no es grave. Nunca está bueno ingresar en estas circunstancias, pero sabía que debía responder. ”

Publicar un comentario

Invitame un café en cafecito.app