0
En otro partido vibrante jugado en la Bombonera, Boca e Independiente igualaron 3 a 3. El local fue siempre en ventaja y quedó con uno menos en el segundo tiempo. Farias, de penal sobre la hora, decreto el empate final de un Rojo que a pesar de los errores, se fue aplaudido por el cambio de actitud.
 

Cualquiera que haya visto los últimos enfrentamientos entre Boca e Independiente en la Bombonera no dudaría en querer asistir a un próximo encuentro. Goles, emociones y un resultado abierto hasta el final volvió a repetirse esta noche, por Copa Sudamericana.

Arrancó de igual a igual pero apenas pasado el cuarto de hora un error garrafal de Galeano cambio todos los planes. Tras el gol de Silva el local creció, el Rojo desapareció del partido y los errores en defensa pasaron a ser increíbles para un equipo profesional. Sánchez Miño manejaba los hilos del mediocampo y gravitaba en ataque. En Independiente solo destacaba Santana y algo de Vargas, mas la fuerza que mostró Vidal, pidiendo ser titular.

Justamente en una jugada de otro partido, a los 44 minutos y sin merecerlo, el Rojo llegó al empate. Un desmarque de Vidal, un centro y la aparición de Santana para el pase a la red. Pero solo un minuto le duró la alegría al Rojo, que vio como Somoza, en otro desajuste defensivo, clavaba el gol de su vida para irse al vestuario ganador.


En la segunda parte, ya con Cáceres en lugar de Galeano, el equipo de Cristian Díaz lo empardaria rapido tras un mala salida del arquero Xeneize y un toque sutil de Rosales aprovechando la valla vacía. El local abuso de los golpes, se cargó de amarillas y Schiavi vio la roja en plena Bombonera. Aunque parecía ser el momento de apretar un poco las cuerdas, el Rojo se retrasó en el campo y entro en la confusión que le proponia el partido.

Un tiro libre en la puerta del área ejecutado con precisión por Sánchez Miño puso a la media hora del periodo el 3-2. Sin embargo aun habría tiempo para mas emociones, empujadas por el amor propio del Tecla. Penal a los 46' y por si fuera poco tuvo que patearlo dos veces.

Ojalá este empate, por actitud y compromiso con el juego, agranden al Rojo para el torneo, que es donde nos jugamos la parada. En cuanto a la Copa, un resultado positivo para esperar la revancha del proximo miercoles en Avellaneda.

Emiliano Penelas

Publicar un comentario

Invitame un café en cafecito.app