0
La impresión final nos mostró un Independiente que en los últimos diez minutos fue a ganar el partido y no le alcanzó porque Ojeda se lo impidió. Claro que en el resto de la noche hizo poco y nada. Mohamed metió en cancha el 11 que jugó en el ST ante Inter. Estuvo acertado, pero lo que no se entendió es por qué mandó a Tuzzio al medio al lado de Pellerano teniendo en cuenta que el rival atacó con Morales como único punta. ¿No era mejor mantener la línea de tres? Además, me parece que tantos cambios tácticos marean a los jugadores y así les va mermando la confianza, más luego de haber perdido dos copas internacionales. Como decíamos, y venimos observando en este 2011, el equipo sólo juega bien un rato por partido (como también reconoció el dirigente Mattera). Ahí crea peligro con la pelota al piso y las subidas de los laterales. Pero después, cero fútbol. Si la embocamos en ese lapso favorable, el triunfo es posible. Si no, hay que sufrir en nuestro área con un arquero que se ve que está lesionado. Acá me detengo. Assmann demostró ante Estudiantes que está en buen nivel y sería ideal no arriesgar el futuro de Hilario. Para destacar los trabajos de Fredes, Milito e Iván Pérez. Poco para aspirar a pelear un torneo que tiene al Rafaela de Fede González y Gandín arriba de todos.

Beto Tisinovich
Diario Olé, lunes 29 de agosto de 2011

Publicar un comentario

Invitame un café en cafecito.app