1
Este mediodía, Independiente volvió a perder en el Apertura y quedó último, con un punto en cuatro presentaciones. Hubo mucha bronca en las tribunas, con insultos para todos los gustos.

El equipo no levanta cabeza, y más allá del triunfo ante Argentinos por la Sudamericana, Garnero parece no encontrar soluciones al mal momento que atraviesa Independiente. Y no sólo dentro de la cancha, porque este mediodía se escucharon en el Libertadores de América por primera vez claros y unánimes insultos contra la Comisión Directiva, Comparada y Menotti, además del pedido por la vuelta de Américo Gallego...

La cosa no estaba tranquila porque el primer tiempo del Rojo y Arsenal fue flojísimo, un dolor para la vista. Sin embargo, el visitante hizo las cosas más simples y prolijas, tratando de jugar por abajo y esperar a un Rojo que no tenía ideas.

La figura era (y fue) Tuzzio, sin mucho pero con voluntarismo, y la gente pedía el ingreso de Mareque. Ese era el panorama de juego que podía mostrar Independiente mientras a Pacheco le rebotaban todas, Silvera no encontraba ninguna clara y Nicolás Martínez se contagiaba de la apatía general.

Y todo se recalentó aún más cuando en la segunda parte el que manejaba la pelota era el Arse, e Independiente perdía en todas las líneas. Luego del 1-0 que cayó como un baldazo de agua helada en medio del sol dominical, Garnero, que ya había mandado a Parra en lugar de Martínez, intentó quemar las naves poniendo a Mareque como enganche, o por ahí. Sus primeros entusiasmaron al equipo, aunque con el tiempo él también entró en la sintonía del resto.

Sin reacción, sin juego, atado a un esquema demasiado rígido, el Rojo seguía encerrado en su laberinto. Muy flojo lo de Maxi Velázquez por izquierda, debió ser auxiliado en varias ocasiones por Leonel Galeano y la Avispa Velázquez. Godoy se tiraba a la derecha, mientras Leguizamón se hacía un picnik por el medio. Precisamente una gran jugada del 10 terminó con un golazo de Sena y los insultos bajaron entonces a granel.

Sólo la corajeada sobre la hora y el descuento de Galeano dieron aire a un alicaído Diablo que deberá resignarse a pensar que el 9 de septiembre tiene el partido que definirá su suerte en el semestre.

Emiliano Penelas

Publicar un comentario

matias dijo... 29 de agosto de 2010, 19:54

Espero que mañana se sepa de las primeras renuncias en esta comision directiva!!! Nos estan robando a dos manos!!!

http://sudamerica-futbol.blogspot.com/