2
Américo Gallego dejó de ser el técnico de Independiente. Aunque se utilizó el eufemismo de no renovarle el contrato, la realidad dice que fue casi un despido. Ahora es tiempo de pensar más allá del árbol.

"No pienses en una temporada, piensa en la historia" es el lema que lució (en catalán) el Barcelona bicampeón de la Liga española luego de dar la última vuelta olímpica, el domingo pasado. La frase, ingeniosa, sirve para calificar algo más que lo hecho durante los últimos doce meses, y poder contextualizarlo dentro de un panorama mayor como lo es la tradición del club.

En Independiente podríamos soñar con que algo parecido a la frase del Barça ilumine a quienes deben tomar la decisión de contratar a un nuevo entrenador, de conseguir refuerzos de jerarquía, de administrar con solvencia los bienes materiales e intangibles de nuestro querido Independiente.

La salida de Américo Gallego ayer fue sin dudas el tema del día en el "mundo Rojo", y tanto el Presidente Julio Comparada como el manager César Luis Menotti, expusieron las razones que los llevaron a tomar la decisión de no renovarle el contrato al Tolo.

Ambos, en declaraciones muy similares, destacaron la labor del entrenador al frente del equipo, aunque resaltaron que ahora "se trata de buscar otro perfil" y de "gente joven conduciendo el equipo".

Gallego, que primero puso condiciones para renovar y luego expresó su voluntad de seguir al frente del equipo, fue muy resistido por la prensa luego del fracaso que significó perder el Clausura que lo tenía como máximo candidato a Independiente, pero recibió el apoyo de los hinchas en el último partido ante Lanús.

En ese sentido, sin dudas, su no renovación tendrá un costo político para la actual dirigencia, pero la distancia de acá al próximo compromiso del Rojo, Mundial mediante, hará que los ánimos se aplaquen al menos por un tiempo.

Lo que pedimos ahora, volviendo a la frase que titula, es que se piense en la historia de Independiente, que va mucho más allá de los resultados de una Temporada. Pedimos, siendo breves, evitar el árbol que nos impida ver el bosque.

Emiliano Penelas

Publicar un comentario

Anónimo dijo... 21 de mayo de 2010, 21:32

A la luz de las encuestas va a ser más alto el costo político de haber contratado a Garnero que el de haber echado a Gallego. Y es razonable, yo esperaba un técnico "de verdad" pero parece que la idea es no invertir en plantel y para eso ponen a un tipo de la casa para que les aguante más tiempo y después no les haga juicio para cobrar el contrato.

La Caldera del Diablo dijo... 25 de mayo de 2010, 22:48

Creo que el trasfondo es un técnico más barato que se pueda arreglar con lo que haya y no pida demasiado.
Abrazo

E

Invitame un café en cafecito.app