4

Sorprendió cuando promediando el segundo tiempo el juez del partido, Néstor Pitana, paró el partido en dos oportunidades. ¿La causa? Cantos discriminatorios de la hinchada de Independiente haciendo referencia a Boca.

La lección de Pitana y el cumplimiento del reglamento deben haber llegado hasta María José Lubertino, la directora del INADI, el Instituto Nacional Contra La Discriminación la Xenofobia y el Racismo. Sucede que la hinchada de Independiente cantaba contra Boca en los términos usuales, es decir, los que lamentablemente nos acostumbramos a escuchar pero no son correctos.

Y como desde aquél incidente de las banderas entre Rojos y Xeneizes que lo tuvo a Pezzotta como protagonista los árbitros fueron advertidos para que detengan los partidos en casos de discriminación, Pitana cumplió con las indicaciones y frenó el juego cuando escuchó los cánticos.

Al principio nadie comprendía por qué era el parate. Se pensó en gente subida al alambrado, o algún incidente que hubiera pasado inadvertido. El partido continuó, pero a los pocos minutos otra vez fue detenido, esta vez por más tiempo y con una reunión entre capitanes y técnicos a un costado de la cancha. Se comprendió entonces que las canciones eran el inconveniente, y la voz del Estadio pidió cambiar el repertorio. Así se hizo, y el encuentro continuó sin interrupciones.

¿Y esta bandera?
Desde antes de comenzar el partido había una bandera atrás del arco de la cabecera local que decía "La banda 'Mikymoco'". Cuando el encuentro estaba en marcha, otra bandera a su lado fue desplegada, con la palabra "Huracán:". Estuvo colgada así toda la noche.

Publicar un comentario

Darilo dijo... 28 de noviembre de 2009 a las 21:29

Está perfecto lo de no reproducir los cantos xenófobos. Por más que sean usuales y se canten hace años son racistas, algún límite de vez en cuando no me parece mal cuando todo está tan podrido.

Pasa que como esta sociedad está tan acostumbrada a incumplir cualquier norma, nos llama la atención o repudiamos esto.

Sí, la violencia sigue, los barrabravas siguen estando, pero algo hay que cumplir.

Ojalá se pusieran también tan estrictos con, por ejemplo, las banderas que tapan la visual de los espectadores, pero bueno, será en otro capítulo.

La Caldera del Diablo dijo... 29 de noviembre de 2009 a las 01:02

Darilo: coincido con vos, pero la sorpresa, sin dudas, existió. Después ¿cómo controlar a una multitud, porqué se permiten detener un partido por cantos y no porque tiran un cuchillo desde una tribuna, cómo medir el "show debe seguir" con todo lo demás? ¿Será Pitana el único juez que lo haga? ¿Se llegará a suspender realmente un partido por cantos?
Tantas cosas hay por resolver. Lo de las banderas es una de esas, pero también cuando fue el partido con racing recuerdo haber ido y no tener asiento en la platea, que haya un solo baño con 2 mingitorios para toda una platea, que habiendo lugar de sobra reduzcan a la gente a menos de un cuarto de bandeja, que haya habido gente que se tuvo que ubicar donde no había techo, y otra que se la pasó mirando un chapón que colgaba todo el partido amenazando caerse en cualquier momento. Ah, y todos pagaron creo que 100 pesos una entrada en ese momento, para recibir esa atención.
Saludos

Emiliano

Darilo dijo... 29 de noviembre de 2009 a las 10:36

Hay miles de cosas para mejorar, lo importante es no callarse, confío en que todo esto algún día mejore. Como dijo el Flaco Menotti alguna vez: "siempre hay que denunciar la mentira evidente".

Abrazo Emiliano