2
Independiente volvió a ganar de visitante luego de ocho meses. En Tucumán, el equipo de Gallego derrotó a Atlético por 4 a 2, con dos goles de Patricio Rodríguez (la figura del Rojo), uno de Gandín y el restante de Núñez. El local terminó jugando con dos hombres menos.

El Rojo ganó, señores, de visitante y dando vuelta el partido. Esas son las noticias de un día en el que no podremos hablar de buen juego y fútbol vistoso, pero sí de sacrificio, garra y corazón. En Tucumán costó muchísimo, y todo se hizo cuesta arriba, a pesar de que los locales jugaron con un hombre menos, y luego dos, gran parte del partido.

Desde el 22 de noviembre de 2008, ante Rosario Central, que el Rojo no ganaba como visitante. Además, desde hacía tres meses, ante el mismo rival, que Independiente no conseguía una victoria. Ni hablar ya de dar vuelta un partido...

Los primeros minutos la cosa se ponía negra como el cielo que amenaza tormenta. El Rojo no encontraba la brújula y no había respuesta de equipo. Con el rápido gol de Montiglio, dejando sin reacción a Navarro, las brumas parecían recordar la fatídica última noche en la provincia, jugando contra San Martín.

Las ilusiones volvieron cuando un par de minutos más tarde Abal le mostró la segunda amarilla por simular un penal al autor del gol, y el Decano quedaba con uno menos. De todas formas, el equipo de Gallego no daba muestras de supremacía ante un rival que buscó cerrar filas sin dejar de atacar.

En la segunda parte el técnico debe haber reforzado conceptos en el vestuario porque la actitud fue completamente distinta. Acevedo, que venía realizando un buen partido, tomó las riendas en mitad de cancha, Vella comenzó a proyectarse todo lo que no había hecho en el debut, y el Patito crecía de a poco gracias a pelotas precisas, como la que dejó solo a Silvera frente al arquero tucumano, y luego de picarla terminó salvando un defensor sobre la línea.

El gol estaba al caer y llegó tras una mano infantil de Erroz en el corazón del área, luego de un corner del Rojo. El remate de Darío Gandín, displicente y demasiado marcado, fue tapado por Ischuk, pero el Chipi recogió su propio rebote y le dio el empate al Rojo. La presión siguió y tres minutos más tarde, a los 22', Patricio Rodríguez recibió un centro de Silvera y empujó abajo del arco. En ese momento el asistente tenía listo el cambio por el Patito, pero por suerte el Tolo aguantó al 10 los 90 minutos.

La imagen de TV no miente, el Rojo volvió al triunfo de visitante

A los 34', apenas un minuto después de haber ingresado, Abal expulsó a Escobar, por lo que Atlético se quedó con nueve. Increíblemente, el Rojo no aseguró el partido y con un error en defensa, Luis "la Pulga" Rodríguez recibe a espaldas de Matheu, elude a Hilario y pone un 2 a 2 increíble.

El Tolo blasfemaba en lenguas desde el banco, y la victoria parecía escapársele al Rojo, hasta que Patricio Rodríguez se disfrazó de Montenegro y desde 35 metros clavó un zapatazo al ángulo que hizo posar para la foto a Ischuk. Cuando el partido se iba e Independiente al fin hacía correr el balón por toda la cancha, otra vez el Patito se llevó las palmas cuando tras una buena jugada habilitó a Núñez para que defina el encuentro.

Se ganaron tras puntos que valen oro desde lo anímico. Se jugó mal, no se definió cuando había que hacerlo y nuevamente Gallego fue demasiado cauteloso por momentos. Sin embargo, es un desahogo importante haber logrado un triunfo como este.

Emiliano Penelas

Publicar un comentario

Anónimo dijo... 31 de agosto de 2009, 02:37

Vamos Patito! Esperemos que vayamos de a poco pero firme, y que de una buena vez vuelva a aparecer algún crak de la cantera del rojo...