2
No fue fácil la noche del Rojo, pero por un momento parecía que podía ser peor. Insultos para Comparada y el plantel, banderas al revés en la segunda parte y algunos proyectiles que hicieron pensar en una posible suspensión del encuentro.

Independiente era un despropósito en la cancha y afuera la paciencia no daba más. Ya luego del segundo gol de Banfield la bronca de la gente se hizo sentir contra los jugadores. Que no jugaban contra nadie, que querían cobrar, que le tiren la camiseta a la hinchada, que pongan huevo...

De pronto el viento cambió y el destinatario pasó a ser Julio Comparada. Hasta que de pronto lo divisaron en uno de los palcos del reformado estadio banfileño, y todo estalló, porque había gente del Rojo en la platea del Taladro, que también comenzó a insultarlo. Uno de los colaboradores del Presidente bajó a responderle y por un momento se pensó que la situación podía agravarse, pero rápidamente se calmó.

La que no se calmó fue la gente, que para el segundo tiempo recibió al equipo con banderas dadas vuelta, más insultos y silbidos sobre el final, a pesar de que los jugadores del Rojo levantaron sus brazos intentando un saludo hacia los miles de hinchas que llenaron la cabecera visitante. Incluso en un momento el juez Maglio debió sacar una botella del área chica, y amenazó con suspender el partido si se repetía el incidente. Bueno, se repitió varias veces, e incluso varios hinchas comenzaron a agitar el alambrado. Sin embargo, el partido continuó.

Publicar un comentario

Círculo Sports Radio dijo... 13 de junio de 2009, 11:54

no puedo opinar porque no vi el partido. Lamentablemente, es duro hablar después de una derrota tan cruel. Ojalá se replanteen varias cosas internamente, y se logre ver un punto objetivo hacia delante.
Que se haga un concenso entre el DT y los jugadores para mirar hacia un futuro común de la institución.
Ojalá se acuerden de que juegan en una institución grande, o, eso es lo que aparentaba hasta hace algún tiempo.Ojalá el tolo sea capaz de refundar a un equipo que ya entra a la cancha por obligación, por trabajo.


un abrazoooooooooo

La Caldera del Diablo dijo... 13 de junio de 2009, 21:51

Que suerte que no viste el partido. Nosotros no sólo lo padecimos, sino es que es cierto que fue peor que el de Estudiantes, y los "códigos" de los jugadores de Banfield no hicieron que fuera aun peor.
Un abrazo

Emiliano

Invitame un café en cafecito.app