0
Debido a que sus hinchas tuvieron actitudes racistas el sábado pasado ante el Inter, la justicia deportiva italiana ordenó que la Vecchia Signora dispute el próximo encuentro como local a puertas cerradas.


En Italia se toman un poco más en serio el problema del racismo, o al menos eso parece por el fallo de la justicia deportiva que obliga a la Juventus a jugar sin público su próximo encuentro como local, en penalización por los cánticos de su hinchada hacia el delantero del Inter, Mario Balotelli, hijo de inmigrantes ghaneses.

En la Argentina, recordarán todos los incidentes durante el clásico entre Independiente y Boca, que terminaron en una semana de reuniones en el INADI y una carta de disculpas de la AFA.

Publicar un comentario

Invitame un café en cafecito.app