0
Claudio Borghi habría intentado renunciar, pero Comparada le habría dicho que no tome decisiones en caliente. En la intimidad, señalan que el Bichi quiere hacer cambios drásticos en el plantel. "No queda nada por intentar...", dijo resignado.


Hoy a las 10 estará en Villa Domínico para comenzar una semana más de trabajo, pero no será una más para Claudio Borghi. Finalizado el encuentro ante Lanús, el Bichi quería renunciar. Sin encontrarle la vuelta al equipo, sin respuestas desde el plantel y viendo que su impronta no se ve en el juego de Independiente, el entrenador tenía la decisión tomada y habría sido Julio Comparada quien le pidió que no tome decisiones en caliente.

Sin embargo, ya las pocas palabras del Bichi al salir del vestuario lo decían todo, en el día de su cumpleaños, y hasta se animó a tirar que lo iba "a consultar con la familia". La sensación, él mismo lo ha dicho, es que no le encuentra solución al juego y nunca se sintió del todo a gusto con su regreso al fútbol argentino.

"No queda nada por intentar. Ya hemos probado con todo. Con tres en el fondo, con cuatro, con cinco, con ocho... Con tres delanteros, con cuatro... A lo mejor no me entienden, no me explico bien. Veo el esfuerzo pero no creamos situaciones de gol. Gioda, Pusineri, tienen unos huevos bárbaros. Pero sufrimos un gol gil, tratás de remontarla y te exponés a contragolpes. Me voy con la sensación de defraudar. La gente se enoja con razón. Pero tomaremos decisiones en conjunto. A veces, la salida del entrenador descomprime. Aunque no es cosa de decir 'me voy y listo'. Pasé peores cumpleaños: cuando no tenía para comer", le dijo Borghi a Olé.

Allegados al cuerpo técnico señalan que la intención del Bichi es hacer una depuración en el plantel, apuntando principalmente a algunos referentes de peso. ¿Tendrá el respaldo de los dirigentes? ¿El respaldo recibido hasta ahora tendrá fecha de vencimiento? A partir de la mañana de hoy lo sabremos.

Publicar un comentario

Invitame un café en cafecito.app