1
Esta mañana el ex técnico de Independiente, Pedro Troglio, estuvo en el predio de Santo Domingo despidiéndose del plantel. "Me llevo el cariño de los jugadores y que no hemos hecho las cosas tan mal, porque hemos revalorizado jugadores jóvenes", dijo emocionado.

Pedro Troglio hoy, al despedirse del plantel Rojo


"El año pasado hicimos 28 puntos y fuimos punteros 14 fechas, pero cuando empatamos en la Bombonera con un hombre más fue una catástrofe, se ganó, todo bien. El trabajo que estábamos haciendo no era espectacular, era más bien discreto. Cuando se empieza perdiendo un partido, luego ganando y otra vez perdiendo, se pierde la paciencia. Después de la derrota con los sanjuaninos, íbamos a tener otra semana intranquila para los jugadores. Por eso, decidí tomar esta decisión, que me costó pero era lo mejor”, fue la síntesis que de su gestión hizo Troglio.

El ex entrenador de Independiente fue esta mañana temprano al predio Santo Domingo, en Villa Domínico, para despedirse del plantel junto a sus colaboradores. Hubo emoción en el adios de parte de varios jugadores. "Esas lágrimas de los muchachos valen más que cualquier palabra y cuando terminamos de hablar nos dimos cuenta que dejamos algo importante", afirmó Troglio.

“Vivimos momentos de mucha emoción dentro del vestuario. Eso habla de la unión que existe en este grupo, que es algo muy difícil de conseguir y que nosotros lo hicimos”, resaltó.

Cuando le preguntaron si Miguel Angel Santoro es el indicado para afrontar la dirección técnica, respondió: "Dentro de diez fecha hablamos. El indicado nunca sabemos quién es. Nunca hay uno que sirve o que no sirve, dependemos de los factores. A mi me ha ido bien y mal y a técnicos multiganadores les ha ido bien y mal."

Publicar un comentario

Miedo Escénico dijo... 26 de marzo de 2008, 14:48

cuantas cosas raras alrrededor de la salida de Troglio.
que partido raro contra San Juan, no era el Rolfi que uno conoce, ni Grisales, ni Denis.
extraño todo.
pronto el rojo se va a dar cuenta de lo bien que estuvo Troglio en su paso y ni hablar si hubiese seguido.