0
Tan sólo los chicos. Eso fue lo que mostraron Independiente y Boca en la noche marplatense. Si bien el Xeneize mechó juveniles con otros de más experiencia y el Rojo puso en cancha lo mejor que tenía de entrada, el equipo de Troglio lo ganó con la frescura de los pibes.

Toda la alegría en el golazo del Patito Rodríguez

El que se jugó esta noche en el José María Minella fue un partido de escaso nivel futbolístico, y las emociones aparecieron en dosis restringidas. Boca, con el debut de Ischia en el banco, planteó un esquema similar al que piensa usar en el campeonato local y Copa Libertadores pero sin ninguno de los nombres que seguramente vestirán la camiseta asiduamente durante la temporada. Independiente, sin muchas posibilidades de especular, puso lo más parecido a como será su formación titular.

El primer tiempo era demasiado parejo, sin grandes llegadas ni preocupaciones para los arqueros. El que buscaba por afuera, como parecía indicar el estado del campo de juego luego de la lluvia caída por la tarde en Mar del Plata, era el Rolfi Montenegro. Sin merecerlo quizás Independiente llegó al gol, cuando Fredes, de buen primer tiempo, envía un bonito centro desde la izquierda que Denis, ganándole a su marcador en lo alto, cabecea para cruzarle el palo a un Migliore que a pesar del esfuerzo no puede llegar. El 1 a 0 era pura potencia y habilidad del 9 Rojo, que sigue en racha goleadora.


Denis, el goleador en racha

Luego pareció despertarse Boca, que en los pies de Gracián encontraba su mejor juego. Precisamente fue una jugada del ex Vélez, a poco del final de la etapa, la que complicó a toda la defensa Roja, con Matheu Rodríguez cruzados. En el momento de definir el volante se enrieda con la pelota, y en una carambola rara sale elevada hacia atrás. Entraba Boselli, con olfato goleador, y la cabeceó de emboquillada ante un Assmann que había quedado a medio camino cuando iba a atorar la arremetida de Gracián. El empate parecía más justo, pero dejaba un sabor amargo en los hinchas de Independiente. Los minutos que restaban para la finalización de la etapa serían de Boca, con un Rojo apagado y desconcertado.

El inicio del complemento mostró más de lo mismo. En el fondo Moreira no podía controlar su lateral y los zagueros no mostraban solidez. Herrón estaba falto de tiempo en el medio y arriba Enzo Bruno no encontraba su lugar, opacado por la solidez del debutante Fabián Monzón.

Cuando vinieron los cambios, en especial el primero, todo cambió. Troglio dispuso que ingresara nuevamente el "Patito" Rodríguez, que con sus 17 años muestra un desparpajo y una picardía que hace presagiar el nacimiento de un gran jugador. Sólo un minuto en cancha le bastó para generar una infracción y encontrar un rebote fuera del área que clavó al ángolo con un potente zurdazo. La cara, de nene, llena de gol, fue la alegría de la noche.

Más tarde vinieron otros debuts de la gran cantera que está generando el Rojo en inferiores, sobre todo los Sub 17, la "generación del '90" que maneja Ariel Wiktor: Vissio, como número volante por derecha, hizo expulsar a Silvestre y mostró personalidad, y Mazzolla, con sus casi 190 centímetros mostró algo de lo que puede hacer en el área.

Del partido, poco queda para decir. Boca estuvo cerca de empatarlo sobre el final, pero no llegó. Independiente, contento, mostró tres juveniles más que interesantes.

Emiliano Penelas

Publicar un comentario

Invitame un café en cafecito.app