0
Esta semana la cosa vino mezclada para los hinchas del Rojo. Nos entristecimos con la derrota frente a Estudiantes, aunque de todas formas era la "crónica de una muerte anunciada". Sólo el fanatismo y el deseo de ver a Independiente arriba en la tabla nos impedía dar cuenta de lo que sucedería, con un equipo que jugó realmente mal los últimos partidos y se le escapó un campeonato irregular y desparejo, que de todas formas pudo haber sido nuestro y será, seguramente, de Lanús o de Boca.

La retirada de los jugadores de Independiente, luego de la derrota ante el Pincha

Luego, como un golpe de timón, aparecieron los camiones con columnas: la cancha empieza a tomar forma, a elevarse de la superficie de pilotes y soportes soterrados, elementos técnicos que si bien son necesarios, no se dejan ver, y dan la sensación de que nada avanza.
Pues bien, desde ahora llegarán muchos más camiones con columnas y gradas que se irán sumando de a una para darle forma al estadio, y los hinchas podrán ir a presenciar los progresos de las obras in situ. Una buena medida de los dirigentes del club esta de trabajar "a puertas abiertas".

Una grúa coloca la primera columna del estadio

Volviendo al fútbol, es lógico que de bronca haber perdido contra Estudiantes, dejando pasar una oportunidad clara luego de ir dominando más de tres cuartas partes del torneo.
¿Se puede, por eso, insultar a Troglio y a Montenegro? Creemos que no. Troglio ha demostrado levantar valores en el equipo, devolviéndoles la confianza a muchos jugadores (Denis y Matheu son casos emblemáticos), consolidó a otros en primera (Calello, Sosa, Assmann y Fredes, con las altas y bajas lógicas de todo juvenil, son grandes proyectos del club) y manejó acertadamente una serie de refuerzos de "bajo costo" que han respondido bien en líneas generales (Mareque y Moreira).
En cuanto a Montenegro la gente es aun más injusta, porque el Rolfi hizo mucho por Independiente, siendo responsable también de que Denis sea uno de los goleadores del torneo, y ha aparecido en partidos donde sólo él logró dar vuelta la situación. Recordemos, por caso, el juego ante Argentinos Jrs., cuando lesionado entró los últimos 20 minutos, cambió el juego y habilitó al Tanque, que anotó el 1 a 0 definitivo.


Un obrero baja los escalones de la "platea baja Cordero"

Muchas de cal y otras tantas de arena harán falta para edificar el nuevo Libertadores de América, y muchas paladas más para levantar el ánimo de los hinchas y del plantel Rojo. Claro que no todo es fútbol, y coincidimos en parte con lo señalado por el presidente de Independiente, Julio Comparada, en cuanto a la situación institucional y el mejoramiento significativo de muchas cuestiones, como la sede social, el predio que se acaba de escriturar a favor del club, la puesta en marcha de esta nueva obra que será orgullo de nuestro fútbol, la consolidación de jugadores surgidos de las inferiores, la renegociación de deudas y ajustes de cuentas, y un largo etcétera que dan un saldo favorable a este período administrativo.
Pero -y siempre hay uno cerca- el hincha a veces sólo piensa con el diario del lunes, con la tabla de posiciones. Y, aunque sea endeudados hasta la coronilla, se festeja un campeonato con todo. Ni una cosa ni la otra: ni gastar lo que sea a cambio de un título, ni tener piletas lindas y un equipo penando en la tabla. Creemos que esta conducción está haciendo las cosas bien, y que el técnico (y los jugadores) las han hecho de igual manera, hasta el partido con Newell's, que es donde Independiente pierde el campeonato.
No se pudo, y es una lástima que no haya sido este el año del Rojo. Pepé Santoro también hizo mucho porque así sea: él puso muchos de los cimientos que forman esta estructura.
Estamos seguros, sin embargo, que por este camino se lograrán cosas importantes, en lo deportivo, y en lo institucional. Así se podrán pelear más torneos, aspirar a jugar torneos continentales y volver a los primeros planos.


Emiliano Penelas

Publicar un comentario

Invitame un café en cafecito.app