0
Linda noche la del martes, agradable, sin lluvia y con una temperatura ideal. Sin embargo, las dudas del primer tiempo de Independiente frente a un Gimnasia que no lo dejó jugar preocupaban a los hinchas. Decíamos en el comentario que Germán Denis está inspirado (vaya novedad) pero también tiene quiénes lo acompañan. Montenegro y Sosa conforman el famoso tridente ofensivo. Si bien a veces pareciera que no aparecen, de ellos debemos esperar que sean el motor de juego del Rojo. Por otro lado, lo que viene es difícil, demasiado, pero así están dadas las cosas y hay que afrontarlas.


Cada día te quiero más

En sólo tres días, espera Newell's en el Parque de la Independencia. Al mismo tiempo (unas horas antes, para ser más precisos) Boca y River dirimirán un partido que Independiente mirará de reojo. Un triunfo de los de Passarella dará cierto alivio para salir más tranquilos, mientras que si Boca vence en el Monumental será, hasta que juguemos nosotros, puntero del campeonato. Dos situaciones distintas que Troglio deberá manejar desde lo anímico. Ni somos campeones con una ni se termina todo con la otra.
Herrón deberá salir por acumulación de amarillas, y esa será una baja sensible en el mediocampo. Quizás ingresen Oyola o Machín en su lugar. Puede que haya chances también para Pusineri. Es un puesto clave de la defensa, el punto más débil que mostró este equipo en el torneo.
Fuera de toda especulación, Independiente debe salir en Rosario a jugarse una nueva final, un partido clave, aunque todos lo sean de aquí en adelante, por tratarse de un estadio difícil ante un rival que con nuevo entrenador viene ganando confianza, que postergó su juego entonces tuvo más descanso y que querrá de alguna manera desquitarse de aquella derrota en La Caldera del Diablo cuando igual salían campeones con Gallego.

Emiliano Penelas

Publicar un comentario

Invitame un café en cafecito.app