0
Argentina venció a Chile caminando, sin demasiado esfuerzo y gracias a los pies de Riquelme. De su magia en el toque corto, su pausa, precisión y calidad surgió lo mejor de un equipo nacional que lució más sus individualidades que su gesto colectivo, frente a un rival que se vio superado desde el primer minuto por las circunstancias, y sólo recurrió a la marca dura, fuerte y por momentos desleal para tratar de equilibrar un poco la balanza.

Pudo haber sido goleada albiceleste, pero el marcador quedó preciosamente sellado con dos extraordinarios tiros libres del conductor, que dejaron sin nada que hacer al arquero chileno.

Si hablábamos de las individualidades, no quedan dudas de que Argentina cuenta con grandes jugadores, y que Basile debe buscar esa cohesión para formar un equipo. Messi tuvo una muy buena actuación, mejor en el segundo tiempo que en el primero, cuando abusó de la jugada personal. Mascherano, sólido en el quite, como siempre. Zanetti con su despliegue espectacular, apareciendo por todos los rincones. Milito seguro y sólido en el fondo. Cambiasso rápido en la marca y preciso en el juego. Arriba, Tevez estuvo ágil, movedizo, pero falló en la definición.
Sergio Agüero debutó en eliminatorias. Entró en los últimos 17 minutos, se mostró siempre merodeando el área, bien posicionado arriba, y tocó bien con Messi en el tiempo que compartieron cancha, y no tanto cuando ingresó Saviola. Estuvo cerca del gol, siempre faltándole muy poquito para tener la pelota clara.
En definitiva, un triunfo que vale porque los puntos de local no pueden dejarse escapar, porque el certámen es largo y porque siempre hay que sumar. La respuesta a por qué no llegaron más goles está repartida entre el deseo de cada jugador de hacer su propio tanto, y la regulación que se le dio al juego sobre todo en el segundo período.
El próximo partido de la Argentina será el martes, frente a Venezuela en Maracaibo, mientras que Chile recibirá a Perú en el Estadio Nacional de Santiago.
Pregunta al margen para Pellegrini, ante la inexplicable marginación que sufre el 10 de la selección en el Villarreal: ¿puede Riquelme ser el conductor de un equipo de primer nivel mundial como la Argentina y no jugar en uno de segunda línea español?

Emiliano Penelas

Publicar un comentario

Invitame un café en cafecito.app