0
El flamante refuerzo reconoció la sorpresa del llamado de Milito, que no es fácil ser tercer arquero y que su función será "potenciar a Rehak".


"Estoy muy contento de volver al Club en el que me inicié, que me formó como jugador y como persona. Estoy bien físicamente. Hice toda la pretemporada. Hace una semana me entreno por mi cuenta y en unos días estaré a tono con el grupo", confesó Damián Albil tras completar su primer entrenamiento con Independiente.

“Milito me llamó la semana pasada. No sé si es algo que él ya tenía en la cabeza. Me sorprendió. Le dije que sí, que estaba dispuesto. El puesto está bien cubierto y él necesitaba alguien que conozca el Club y venga a sumar. Es un orgullo que Gabi se haya fijado en mi en este momento. No esperaba esta oportunidad. Uno es realista y sabe que bajando de categoría y superando los 30 años es difícil para un jugador volver a primera división y más en un Club grande”, agregó el arquero, de 36 años.

“Una de las funciones es venir a potenciar a Gonzalo Rehak. Ser tercer arquero de un equipo no es fácil. No es para cualquiera. Se hace difícil, hay que ser fuerte de la cabeza y estar dispuesto a sumar”, agregó quien regresó al Rojo doce años después de su salida, y luego de jugar en Estudiantes, San Lorenzo, Tigre, Ferro y Central Córdoba de Santiago del Estero, desde donde llega libre.

Por último, Albil destacó las obras en Villa Domínico: “Todo lo que es instalaciones, cancha y el predio que se hizo es impresionante y muy lindo. Lo encontré muy cambiado. Las veces que había venido lo había visto abandonado, y ahora encontrarme con esta realidad me pone contento".

Publicar un comentario

Invitame un café en cafecito.app