0
El uruguayo estuvo demasiado solo en la delantera, y fue el único rescatable en la derrota ante racing. 

Corrió, peleó, buscó, luchó... pero no alcanzó porque lo hizo prácticamente todo en soledad. En medio de un equipo que casi no pateó al arco a lo largo de los 90 minutos, Diego Vera fue el único hombre de la formación roja que escapó al flojo nivel general que mostró el equipo en otro partido decisivo.

Al comienzo del juego, Viruta se asoció un par de veces con el Cebolla, pero su compatriota tampoco estaba en su mejor día, y dejó la cancha en el entretiempo. Ni Pisano (otro que jugó medio partido) ni Benítez fueron aliados de Vera, quien trabajó demasiado en soledad en el ataque.

Publicar un comentario

Invitame un café en cafecito.app