0
Fede Mancuello contó que le ofrecieron el número que era de Insúa, y avisó que desea que la use Agüero.

Se sabe que Federico Mancuello es el principal referente de Independiente desde su regreso a Primera División. El zurdo volante se convirtió en líder dentro y fuera de la cancha. Habla con la claridad que juega. Los hinchas, los dirigentes y el cuerpo técnico saben que tienen en el plantel algo más que un futbolista que te puede dar satisfacciones. Siempre piensa en positivo y trata de resolver los conflictos para que la armonía gobierne al Diablo. Se la juega como cuando dijo que estuvieron mal las formas de las salidas de Montenegro y un par de compañeros más. Sin elevar su tono, con dos o tres frases sintetizó lo que al grupo le preocupaba. Y para demostrar que su gran momento no lo mareó, no tuvo problemas en admitir que le ofrecieron la camiseta con el 10 en la espalda y prefirió seguir con la 11. “Soy hincha de Independiente desde chiquito, y mi sueño siempre fue jugar en el club y usar la 10, pero jugué con la 11 siempre. La 10 de Independiente merece mucho respeto, significa otro estilo de juego, el cual yo no entrego, por eso dije que no la quería usar”. Y remató: “Lo rechacé porque ese número de camiseta espera al Kun Agüero”.

Clarito como cuando tiene que meter un pase, decidir un pase o cuando aparece para definir frente al arquero rival. Si analizamos la situación, tiene toda la razón. El 10 del Rojo siempre fue el que armó la jugada y no por nada es una de las razones del paladar futbolístico que paseó por todas las canchas del mundo. Ricardo Bochini es el gran símbolo de la historia del club. Lo cierto es que Sergio Agüero tiene contrato hasta 2019 en el Manchester City, y ya prometió que volverá a Independiente de donde se fue en 2006 para terminar su carrera. En la actualidad, la roja casaca con el 10 en la espalda no tiene dueño desde la salida de Federico Insúa. Lo mismo pasa con la 23 del Rolfi Montengro y con la 13, por la yeta. El capitán, además, brindó un panorama de cómo está el equipo luego del debut con triunfo 3-2 en Rosario y del golpe en la cara que le dio Ustari. Eso lo obligó a salir y su amigo el Ruso Rodríguez selló el resultado de penal: “Cuando ves que te toca Newell’s en la primera fecha y de visitante, empatar parece un buen resultado. Lo mejor fue que jugamos un primer tiempo con mucha intensidad e intentamos siempre”, afirmó en Fox Sports. Y tuvo tiempo para hablar de Almirón y el rendimiento de sus nuevos compañeros: “Jorge recibió críticas pero nosotros nunca tuvimos dudas. Nuestra idea es prevalecer en el campo rival y para ello todos tenemos que trabajar en la recuperación. Además los refuerzos que jugaron rindieron muy bien. Pero lo que más me alegró fue lo de Lucas Albertengo, porque no había podido meterla en el verano”.


Es solamente para elegidos
El Bocha es el hito de los 10 rojos y desde el 97 con los números fijos la línea se respetó.

Si bien Ricardo Bochini en sus inicios jugó con la 9, el 10 podía ser de Saggioratto (zurdo muy virtuoso) o Semenewicz (férreo volante y muy táctico), es el símbolo de tan pesado número para Independiente. Por esos tiempos, la mayoría de los equipos tenía un jugador de las caracterícticas del Bocha, como Alonso, Sabella o más acá Ortega y Gallardo, en River, Potente o Zanabria en Boca, y en estos últimos tiempos Riquelme. En el Rojo siempre se respetó el estilo fubolístico a pesar del retiro del Bocha. En su momento, su herederos estaban entre Reinoso, Merlini, Ruiz Díaz y Massaccessi. Pero el que mejor lo reemplazó fue Garnero, quien tuvo su época de gloria en el gran equipo de Brindisi entre el 94 y 95. Más adelante, ya en el 97 con los números fijos para toda la temporada, el Rolfi Montenegro e Insúa fueron los top, hasta que Agüero rompió todos los esquemas. El Kun entró contra San Lorenzo con el 34, luego usó la 20 desde el Apertura 2003, hasta que Falcioni puso el número en la espalda indicada.

Beto Tisinovich
Diario Olé, martes 17 de febrero de 2015

Publicar un comentario

Invitame un café en cafecito.app