0
Independiente cayó por 2 a 1 ante Universidad Católica en Chile, gracias a dos goles de penal en el primer tiempo. El Rojo puso amor propio e hizo méritos para empatarlo en el segundo, pero no le alcanzó.


Hasta acá llegó el sueño de Copa Sudamericana de Independiente, que se quedó afuera contra la Universidad Católica como visitante luego de que el árbitro Víctor Carrillo le diera dos penales (el primero justamente, el segundo dudoso) que Michael Ríos, una de las figuras Cruzadas, convirtiera en goles. Antes, el Rojo había llegado al empate en una buena jugada colectiva que terminó de rematar Jonathan Santana.

Tenía razón Gallego cuando dijo que no se podía jugar igual de mal que en Avellaneda, y así lo hizo este equipo alternativo que puso el Tolo para jugársela en Chile. Sin embargo, el amor propio no alcanzó cuando en el segundo tiempo, con un hombre de más tras la expulsión de Cordero a los 17 minutos de esa etapa, y con Benítez y Farías en cancha empujaba y merecía el empate.

No pudo ser, pero quedaron buenas tareas de Mancuello, Godoy y Diego Rodríguez, que sobre el final salvaron con lo justo lo que hubiera sido un inmerecido y exagerado 3-1 para el loocal. Terminó el sueño, ahora hay que dedicarse a lo que importa y tenemos que dedicarle el 100% de la atención, el domingo hay otra final.

Emiliano Penelas

Publicar un comentario

Invitame un café en cafecito.app