0
El Presidente de Independiente necesita del apoyo de todos para avanzar en su cruzada. Teléfono para el resto de la dirigencia, políticos y demás actores.
Está claro que Javier Cantero no es el Quijote y que sólo no podrá desterrar a los violentos del fútbol, ni quitarles sus negociados e intereses, que van más allá de las camisetas. Ayer se dio una situación límite. Luego de sacar del Estadio banderas y pertenencias de la barra, unos 30 integrantes de la misma ingresaron a la Sede y se enfrentaron verbalmente con el Presidente de Independiente.

Luego, fue el propio Cantero quien contó su versión de los hechos y reiteró su voluntad de ir hasta las últimas consecuencias con la medida tomada desde su asunción como máxima autoridad del Club.

Si vamos a los hechos, paso por paso, veremos que desde aquel diciembre, Cantero hace todo lo que un dirigente de fútbol puede hacer contra las barras. Y calculamos que nadie piensa que podrá seguir solo en su cruzada, por eso se impone pensar en que su actitud obliga al resto de los dirigentes a actuar en consecuencia, bajo el riesgo de pasar por cómplices de situaciones similares en sus clubes.

Lo mismo sucederá con el poder político que muchas veces sostiene el poder de los barras, la policía, la Asociación del Fútbol Argentino y en definitiva el Estado (nacional, provincial y municipal) que también es responsable no solo desde la seguridad sino como interesado de forma directa a partir de su participación económica en la vida de los clubes a través de Fútbol Para Todos.

"Yo creo que se puede, a veces no hay voluntad. Voy a hablar con la Comisión en AFA. Hay una estrecha relación política con las barras. Acá hay adminsitración política", dijo Cantero a Fox Sports, contando lo que todos sabemos y ayer quedó dramáticamente en evidencia.

Publicar un comentario

Invitame un café en cafecito.app