0

El Mundial de Sudáfrica ha marcado un antes y un después en la vida profesional y personal de Diego Forlán. Su consagración en la mejor competición del Mundo conduciendo a Uruguay con sus cinco goles a una más que meritoria cuarta plaza y, sobre todo, la consecución del Balón de Oro que le acredita como el mejor jugador del Torneo, han servido para que el uruguayo inscriba su nombre por derecho propio en la aristocracia del fútbol. Una distinción sólo al alcance los mejores.

Desde ya su nombre estará ligado al de ilustres de este deporte como Diego Armando Maradona, Zinedine Zidane, Ronaldo, Paolo Rossi o Salvatore Schillaci. Como ellos, Diego ha conseguido ser el jugador más relevante de la que para todos es la mejor competición del mundo. El Balón de Oro se entrega al mejor jugador de cada edición de la Copa del Mundo y fue creado en el Mundial de España de 1982. En aquella primera edición, el galardón fue a parar a manos del italiano Paolo Rossi, quien lideró con sus goles a la selección campeona. En México'86 el Balón recaló en el genial Diego Armando Maradona. También optó el argentino a la candidatura al premio en Italia'90, pero Salvatore Schillaci se lo arrebató a él y al alemán Lothar Matthäus gracias a sus seis goles que le acreditaban como el máximo goleador.

En las dos siguientes ediciones de la Copa del Mundo, Estados Unidos'94 y Francia'98, el premio fue a parar a dos brasileños: Romario y Ronaldo, respectivamente. Su aportación goleadora a la canarinha y sus papeles decisivos en el torneo fueron reconocidos por todos. Ronaldo estuvo a punto de repetir en Japón y Corea en 2002, pero el decisivo papel de Oliver Kahn en la portería de Alemania en su camino hacia la final le privó de su segundo Balón de Oro. Tampoco en Alemania 2006 el galardón quedó en manos de uno de los campeones. Esta vez el genio de Zidane fue debidamente reconocido con un Balón de Oro que ya se le escapó por poco en 1998 en su país.

Ahora, junto a esta nómina de ilustres, aparecerá el nombre de Diego Forlán. Sus cinco goles, que le han colocado también entre los máximo goleadores junto a Müller, Villa y Sneijder, y su innegable liderazgo de la selección revelación del Mundial de Sudáfrica le han permitido aupar su nombre por encima de grandes jugadores como Villa (Bota de Plata), Sneijder (Bota de Bronce). Unos competidores que dan más valor aún si cabe a la consecución de este Balón de Oro que ha permitido a Diego Forlán formar parte de la nobleza de la historia del fútbol.

Diego es ya una leyenda del Deporte Rey.

Fuente: DiegoForlán.com

Publicar un comentario

Invitame un café en cafecito.app