0

Dos viejos anhelos de Independiente firmaron para Boca. Federico Insua, campeón con el Tolo en 2002, regresa al Xeneize, y será compañero de quien el Rojo persiguió todo el verano, el chileno Gary Medel. Vuoso dijo que le gustaría volver, pero por ahora no.

"Billetera mata galán" dice el refrán, aunque lo de "galán", con el estado actual de Independiente tampoco se ajusta a la realidad. Pero, evidentemente el Rojo ya no seduce, ni desde lo económico ni desde lo futbolístico. Por eso se caen tantos pases, por eso cuesta tanto pensar el modelo 09/10.

Federico Insua, campeón y uno de los armadores claves del campeón 2002 con Américo Gallego, siempre fue uno de los candidatos a ser repatriados por el Club, incluso se habló mucho a principios de año, cuando no tenía lugar en el fútbol mexicano. Claro, el Pocho hizo también de las suyas en Boca de la mano del Coco Basile, y terminó eligiendo el camino del Riachuelo.

El mismo que eligió Gary Medel, otro de los sueños imposibles de Independiente, cuando insistió hasta el cansancio por traerlo tanto el año pasado como en el verano, plagado de idas y vueltas entre sus representantes y los dirigentes de Universidad Católica. Hasta se volvió a hablar de los dos allá por mayo, cuando todavía no había finalizado el Clausura y se pensaba el equipo para el Apertura. Ahora serán compañeros en Boca.

Vuoso: otro sí pero no
También el delantero surgido en el Rojo y nacionalizado mexicano, Matías Vuoso, negó de lleno el rumor que lo vinculaba con un regreso al Rey de Copas. “Los tiempos no son los adecuados, acá empieza el torneo el domingo. Volver a la Argentina sería hermoso, más a Independiente, que fue el Club que me vio nacer. De volver, la prioridad siempre la va a tener Independiente”, dijo en Fox Sports.

“Me encantaría, pero lo veo difícil, lejano. Sería dejar todo de golpe. Aparte, me queda un año de contrato”, justifocó Vuoso.

Publicar un comentario

Invitame un café en cafecito.app