0
Darío Gandín se transformó ayer en el nuevo refuerzo de Huracán, club al que pasó a préstamo por un año. Nuevos problemas con los colombianos: Moreno no quiere ir a Cerro Porteño y Grisales aún no define su futuro...



En su afán por reducir la lista de profesionales (en estos momentos serían 50) Independiente sigue desprendiéndose de jugadores, aunque como en este caso, sólo lleven seis meses en el Club y un puñado de partidos.

A Gandín se le había comunicado que no iba a ser tenido en cuenta en el Rojo, por lo que ayer su representante se reunió con Carlos Babington, presidente del Quemero, para arreglar los detalles.

El Chipi jugó 16 partidos en el Apertura (6 como titular) y anotó sólo dos goles. Más allá de su flojo desempeño, otra de las razones de su alejamiento haya sido la pelea mantenida luego de un entrenamiento con Mariano Herrón, otro que abandona el club para ir al Deportivo Cali.


Quien vuelve a presentar inconvenientes con las idas y vueltas es Freddy Grisales. El Rojo aún conserva el 35% de los derechos económicos del colombiano y el 100% de los federativos. Y si el volante "quiere volver a jugar al fútbol, tiene dos caminos: nos indemniza y le damos el tránsfer o se retira. Pero de ninguna manera está libre. El equipo que lo quiere, deberá pagar", le confió ayer un alto dirigente del Club al diario Olé.

Independiente necesita desligarse del jugador para liberar un cupo de extranjeros y finalizar de una vez por todas el vínculo con el jugador, pretendido por el Envigado, Deportivo Pereira, Independiente Santa Fe y Millonarios de su país.
También surgieron inconvenientes con otro jugador cafetero, José Alcides Moreno, quien aparentemente no desea ir a Cerro Porteño, por lo que tiene chances de regresar al Steaua Bucarest de Rumania, que podría hacer uso de su opción de compra (ojalá) o a Colombia.

Publicar un comentario

Invitame un café en cafecito.app