0
Con otra espectacular ceremonia, que incluyó la presencia de Plácido Domingo, David Beckham y Jimmy Page, se clausuraron los Juegos Olímpicos de Pkeín y se dio paso a Londres 2012. La Argentina terminó con la misma cantidad y color de medallas conseguidas hace cuatro años.


Nuevamente el "Nido del Pájaro", el Estadio Nacional de China, fue el escenario de una espectacular fiesta, a sólo 16 días de la anterior, que ahora parece tan lejana.


Pekín 2008 terminó con la misma espectacularidad con la que empezó, miles de artistas chinos en el campo de juego, y figuras para todos los gustos despidiendo los XXIX Juegos Olímpicos y saludando los que vendrán, dentro de cuatro años, por tercera vez en la historia en Londres (antes lo había hecho en 1912 y 1948).


Luego de los fuegos artificiales, la entrada de los deportistas y los abanderados (el argentino fue Juan Curuchet, finalmente), de los discursos de rigor y de la última premiación de los ganadores de la maratón, un ómnibus inglés ingresó al estadio.


El colectivo Londres-Pekín-Londres se desmembró hasta convertirse en una montaña de pasto de la cual salió primero una joven cantante inglesa junto al guitarrista Jimmy Page para hacer un clásico de Led Zeppelin. De allí mismo salió David Beckham, para enviar una pelota hacia los voluntarios. El puntapié inicial de Londres 2012.


Más de noventa mil espectadores pudieron ver luego cómo se apagaba la antorcha olímpica en el estadio, y de esa manera se confirmaba el final de los Juegos que el presidente del Comité Olímpico Internacional, Jacques Rogge, afirmó como "verdaderamente excepcionales".


Argentina cosechó la misma marca de medallas de Atenas 2004, tanto en cantidad como en colores: dos de oro y cuatro de bronce.

Publicar un comentario

Invitame un café en cafecito.app