1
En la despedida de Pepé Santoro como técnico interino, Independiente consiguió ante Gimnasia de Jujuy su tercer triunfo consecutivo. Como ante Banfield, consiguió un gol apenas comenzado el encuentro. Montenegro, goleador del campeonato, puso el segundo en el complemento. Con eso le alcanzó al Rojo para seguir ilusionado.

Pepé y la campera de la cábala, a pesar del calor jujeño.
Se la regalará a su esposa Carmen.

No fue lujoso, pero tampoco tuvo que sufrir demasiados sobresaltos. El Rojo de Santoro selló un triunfo en el norte argentino obtuvo su tercer triunfo consecutivo y se arrima a los puestos de vanguardia, se ilusiona con las copas y le dice gracias a Miguel Ángel Santoro, que cerró de manera brillante su cuarto interinato al frente del equipo.

Todo empezó casi desde antes de empezar, porque ni bien sacaron del medio un pelotazo de Guillermo Rodríguez llega casi hasta el área, donde Fredes, entrando a la carrera, le pega cruzado. La pelota se desvía en el pie de su marcador, Acuña, y termina en el primer palo de Nereo Fernández. Sólo iban 12 segundos de partido y el Rojo estaba 1 a 0.

Se preveía un partido más abierto porque los dirigidos por Omar Labruna necesitan sumar de a tres para escaparle al descenso directo, donde ahora se encuentran, y al salir a buscar el juego se iban a crear situaciones para la contra. Sin embargo, el planteo del local fue bastante claro, con criterio y dominio del balón, aunque sin llevar riesgo al arco de Assmann. Precisamente la más comprometida de esa primera etapa vino a los 21 minutos, cuando Matheu quiso despejar un centro, la pelota sobró al arquero de Independiente y terminó dando en el travesaño.

El Rojo tampoco dispuso de muchas jugadas claras en esa primera etapa, y era más lucha y fuerza que juego.

En el segundo tiempo Independiente presionó un poco más arriba. Montenegro se transformó en el jugador desequilibrante que necesitábamos, a pesar de no estar bien acompañado ni por Fredes ni por Grisales, perdidos en el deambular de la mitad de cancha. Denis se cansó de correr y pelearlas todas, en una tarea agotadora por todo el frente de ataque.

Montenegro, siempre desequilibrante

Pasados los diez minutos, el Rolfi tomó una pelota cerfca del mediocampo y encaró en diagonal. Lo dejaron vvenir y cuando encontró el espacio le pegó cruzado desde afuera del área para hacer estéril el vuelo de Fernández y convertir un golazo. El 2 a 0 era para el equipo que había encontrado justeza en la definición y potencia en el ataque.

Gimnasia seguía manejando el juego y teniendo custodiada la mitad de la cancha, pero no causaba peligro. Guillermo Rodríguez tuvo un muy buen desempeño, y Assmann tuvo un par de intervenciones claves. A los 17 minutos un descuido defensivo permitió el desborde y centro de Carranza y Arraya, bajo el arco, terminó empujando al gol. Con el descuento los últimos minutos del partido se hicieron más peligrosos porque los jujeños se fueron al ataque, pero el Rojo dispuso de un par de contras para liquidarlo y Denis, en dos ocasiones, y el ingresado Machín en otra, le perdonaron la vida al Lobo.

Fue el último partido de Santoro como técnico, fueron tres puntos más, ilusionarse y seguir soñando.

Emiliano Penelas

Publicar un comentario

Anónimo dijo... 27 de abril de 2008, 00:56

Amigo… te podrías pasar por el blog, y decirme tu opinión, hoy publique un post sobre Pepe Santoro y sobre la victoria del sabado, te esperaremos. Un abrazo.

Visita la pagina del Fútbol Argentino!!
www.mundofutboleroblog.blogspot.com

Invitame un café en cafecito.app