0
El dirigente Héctor Yoyo Maldonado cuestionó el manejo de Ricardo Giusti, una gloria del club, y Daniel Liuzzi, los representantes de Julián Velázquez. "Son dos atorrantes que vienen a sacarle un jugador a Independiente", disparó. Durísimo.

Se sabía que la dirigencia de Independiente estaba molesta con Ricardo Giusti y Daniel Luzzi, los representantes del defensor Julián Velázquez. Para confirmarlo, bastó escuchar a Héctor Maldonado, secretario general del Rojo, el martes por la noche en 100% Independiente (por Cadena Eco AM 1220). El dirigente, consultado sobre el tema, no tuvo pelos en la lengua: "Giusti y Liuzzi son dos sinvergüenzas. Dos atorrantes que vienen a sacarle un jugador a Independiente".

El conflicto por el Avispa viene desde que se frustró su pase al Genoa de Italia a mediados del 2012. El jugador llegó a someterse a la revisión médica e incluso fue presentado y se entrenó con su nuevo club, pero como los italianos no giraron el primer dinero hacia Avellaneda, desde el Rojo le pidieron al defensor que se volviera. La cuestión es que pasó el tiempo y Velázquez no renovó su contrato con el club. El 30 de junio de este año iba a quedar libre, con el pase en su poder, pero como se rompió los ligamentos tres meses antes, Independiente debió renovarle automáticamente el vínculo porque eso estipula la AFA en el caso de una lesión. Ahora, los representantes de Julián exigen cobrar 2.000.000 de dólares como reconoció Maldonado en la nota radial. "Le hicieron la cabeza al jugador prometiéndole que en otro club va a cobrar fortunas y pobre pibe, vamos a ver cómo termina... Giusti fue un ídolo en Independiente. Yo lo he visto jugar y ahora sentarme a negociar con él y ver cómo presiona me hizo sentir muy mal. Estos dos personajes no tienen que aparecer más por Avellaneda".

En las últimas semanas se produjeron reuniones entre las partes para intentar llegar a un acuerdo pero no hubo caso. De ahí la bronca dirigencial, que no siente que exista una flexibilidad de parte de Giusti, multicampeón con el Rojo en la década del 80, y su socio Liuzzi. Lo que hizo Maldonado fue blanquear el enojo con fuertes críticas. "Los representantes, como el jugador, deben tener un poco de dignidad y saber que la que pierde es la institución", cuestionó Yoyo, quien agregó: "Si en la última reunión hubiese estado Moyano, la charla no terminaba". ¿Qué habrá querido decir?

El dirigente adelantó que hay una nueva reunión para seguir negociando. "Vamos a luchar hasta el último minuto. Al jugador no se lo van a llevar tan fácil, eh... El jueves están citados en la sede, vamos a ver si vienen", dudó.

Fuente: Olé.

Publicar un comentario

Invitame un café en cafecito.app