0
Al Rojo le falta explosión y reacción para sorprender al rival. Por momentos trata bien la pelota pero no es incisivo y le cuesta cambiar de ritmo en los últimos metros.



Independiente padece el síndrome de tener la pelota y no saber que hacer con ella. Le sigue faltando fútbol y un armador. La ausencia de Daniel Montenegro, una vez más, es difçicil de suplir y ni Fredes, Miranda o Zapata pusieron esa cuota de velocidad y cambio de ritmo que el equipo necesita.

Porque Vargas recupera pero no tiene a quien dársela. Leguizamón se pierde en intentos, Fredes promete siempre mas de lo que estamos acostumbrados a ver de el, y al Lolo todavia no se le puede exigir mucho, con pocos partidos en Primera. El Chapa, por otra parte, si evidencio los 4 meses sin actividad y en los minutos que le tocó estar en cancha no aportó nada nuevo.

Sólo Villafáñez, con muy poquito, logró inquietar algo, sacar un par de faltas a los defensores y meter un desborde, cosa que esta vez no logró Ferreyra en todo el partido.

Arriba, Caicedo peleaba como podía, pero tampoco era su noche. Y cuando pateo el pasto en un mano a mano lo advertimos.

Publicar un comentario

Invitame un café en cafecito.app