8
Nuestro amigo Viktor Coco, alemán loco por Independiente, está de gira por Latinoamérica y se fue hasta Colombia para comprobar el cariño que por el Rojo tienen en Cali, y nos lo cuenta.

Más allá de la precaria situación financiera de las dos instituciones, con el América de Cali de Colombia nos une el color Rojo y el símbolo del Diablo. Que sigue muy vigente esta simpatía entre el Rojo de Avellaneda y la mechita del Valle del Cauca pudo experimentar un amigo nuestro alemán…

Ser alemán e hincha de Independiente ya puede parecer una cosa extraña pero el Papa Juan Pablo II, antes de entrar al paraíso me dió una manita y me mandó al diablo. Lamentablemente tuve que volver a Alemania y casi se cumplen tres años que no puedo ir a ver al Rojo. Pero me estoy acercando otra vez a la Argentina y las ganas de viajar me llevaron a Colombia.

Además del turismo también vine a escribir una nota sobre el América de Calí, su descenso y su fiel hinchada que será publicada en una revista alemana de fútbol, Pasión Latina. Justo me tocó estar cerca de Cali días antes del clásico de la tercera ciudad más grande del país. Un derby con condimento especial porque se disputaba en el certamen de la Copa Colombia. Además, era el primer encuentro del América con el Deportivo Cali después de la dramática caída de los Diablos Rojos a la segunda division del país an fines del año pasado.

En el estadio Pascual Guerrero, estadio olímpico que comparten los dos clubes y que fue remodelado para el mundial Sub-20 del año pasado, el local de esta noche es el América. El día anterior al partido había ya conseguido hablar con unos chicos de la peña los Diablos Rojos Norte con los cuales conseguí mucha información para mi nota y además me explicaron como será el acceso al estadio en la tarde del miercoles, 14 de marzo. ¿Ir con la camiseta de Independiente? “Ningun problema, pero mantenéte lejos de los de verde!”

Ya horas antes de los partidos se junta un gran número de los hinchas en el barrio San Fernando sobre la Avenida Roosevelt, alrededor del estanco Costa Brava. Allá también se junta la barra brava, los del Barón Rojo Sur. Llegué sacando fotos y como era uno de los pocos monos, como suelen llamar a los rubios en Colombia, en un principio me sentía muy diferenciado como extranjero. Pero las curiosas miradas de los americanos se convertían en sonrisas amables cuando veían el escudo de Independiente en mi camiseta. Gente se me acercaba para saludarme, para felicitarme por la camiseta o también para mostrarme alguna prenda del CAI que llevaban.

Alrededor de las cinco, tres horas antes del comienzo del partido, ya había unos tres mil hinchas en la Roosevelt con el nucleo en la tienda escarlata donde el Barón Rojo vende remeras y gorras. Allá también se me acercaron referentes de la barra para darme una bienvenida afectuosa e inesperada para mi. Me ofrecieron cerveza y todo lo demás que se consigue en Colombia y no paraban de presentarme a hinchas amigos que pasaban. Un pibe de unos dieciséis años con los dos escudos del América y del CAI tatuados, otros chicos que me cuentan de su viaje a Ibagué para ver Tolima vs Independiente en la Sudamericana 2010…

Para entrar al estadio tuve problemas con la policia que no quiso dejarme pasar con m cámara. Pero este problema también me lo pudo solucionar Papas, uno de los responsables de las canciones del Barón Rojo Sur. Él también me cuenta que la hinchada del América es conocida como la hinchada de los cantos. Más allá de la típica inspiración de los cánticos argentinos, el América tiene canciones con ritmos de salsa, de vallenato o del reggaetón. Y estas las cantan hermosas como pude experimentar en la popular sur donde alentaron los hinchas sin para durante todo el partido. En mi viaje a Colombia ví varios partidos importantes como Millonarios vs Atlético Nacional y también el clásico de Medellín entre el mismo Nacional y el DIM. Pero esta banda me parece la hinchada mas apasionada.

Caminando por las escaleras abajo de las banderas y los trapos siguen los saludos. Un hincha se baja del paravalancha sólo para que le sacara una foto con su entrada del partido de Liga de Quito vs Independiente.

El América gana el clásico 1 a 0 por un gol del uruguayo Julián Lalinde, el estadio es una fiesta y otra vez toda la ciudad se tiñe de Rojo como lo conocemos nosotros de los clásicos de Avellaneda. Me sorprendió y me emocionó el cariño de los americanos por Independiente y yo mismo ahora me considero simpatizante de los escarlatas. Y ahora los entiendo cuando cantan ‘La vida sin mecha no tiene sentido…’.

Viktor Coco

Publicar un comentario

Anónimo dijo... 31 de marzo de 2012, 16:16

Aspero que alentemos una sola pasion x el rojo y el logo del diablo.
DIABLOS ROJOS X SIEMPRE C.A.I - AMERICA DE CALI

andres dijo... 1 de abril de 2012, 03:52

America va jugarrr lo dejo todo otra vezzzz ya nada a mi me interesa solo venirte a verrrr dale dale dale rojooooo saludos coco aguante el rojo

Anónimo dijo... 1 de abril de 2012, 07:58

rojo sos mi pasion y mi alegria, y sin mecha no ahi carnaval, coco gracias por venir a vivir la pasion de un pueblo escarlata y aguante a l rojo por la eternidad.
mandi DIABLOS ROJOS NORTE POR SIEMPRE AMERICA DE CALI

Anónimo dijo... 1 de abril de 2012, 15:05

muy buena saludos a la gente del america nos unen los colores y la pasion por el diablo aguanten los diablos rojos

Anónimo dijo... 1 de abril de 2012, 15:32

recuerden muchachos lo que necesiten aka en cali solo contactenos que les colaboramos en lo que sea por el diablo el color y pasion. aguante a los diablos rojos
att: mandy diablos rojo norte

La Caldera del Diablo dijo... 4 de abril de 2012, 12:21

Muchas gracias por los comentarios. Gracias a Viktor por su nota especial para La Caldera del Diablo.

Viktor dijo... 30 de junio de 2012, 02:23

Acá va un video del partido América vs Deportivo Cali:

http://www.youtube.com/watch?v=7He1ByCsTU8

Viktor dijo... 1 de abril de 2017, 16:28

Pasaron exactamente 5 años y ayer en la popular del Libertadores de América me encuentro por coincidencia con uno de los muchachos que aparece en la foto conmigo. Locuras de la pasión por el diablo.